Archive for the ‘Nihilismo’ Category

h1

El Club de la Lucha

Domingo, 13 enero 2008

Todo un clásico del Nihilismo moderno:

La publicidad nos hace desear coches y ropas, tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos. Somos los hijos malditos de la historia, desarraigados y sin objetivos. No hemos sufrido una gran guerra, ni una depresión. Nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión es nuestra vida. Crecimos con la televisión que nos hizo creer que algún día seriamos millonarios, dioses del cine o estrellas del rock, pero no lo seremos y poco a poco nos hemos dado cuenta y estamos, muy, muy cabreados.

Únicamente cuando se pierde todo somos libres para actuar.

Si el tiempo vivido es largo, el índice de supervivencia para todos se reduce a cero.

Lo que posees acabará poseyéndote.

Tienes que saber, no temer, saber que algún día vas a morir, y hasta que no entiendas eso, eres inútil.

h1

Tipos de Nada

Miércoles, 6 junio 2007

Es muy frecuente criticar al Nihilismo desde la siguiente perspectiva:

Si todo te da igual ¿Por qué eliges una cosa en vez de otra? ¿En que se basa tu escala de valores?

Lamento decepcionar a tales criticos afirmando que ni siquiera la Nada es única e inmutable. Hay diferentes tipos de Nada de la misma manera que, y aquí los familiarizados con las Matemáticas me entenderán perfectamente, hay diferentes tipos de Infinito.

Así pues aunque nada tenga sentido podemos diferenciar entre diferentes sinsentidos y en ocasiones incluso clasificarlos. Es esa diferenciación subjetiva lo que permite a un Nihilista crear su Escala de Valores.

Así es como elige su camino un Nihilista y de hecho también es cómo lo hace cualquier otra persona, con la diferencia de que un Nihilista sabe que su elección es subjetiva y no está sujeta a doctrinas externas.

Un Nihilista sabe que no hay un camino correcto porque ni siquiera tiene sentido caminar.

h1

Sobre el Aburrimiento

Domingo, 29 abril 2007

Sin embargo, para House la felicidad está sobrevalorada en detrimento de la amargura. La búsqueda de la felicidad no nos lleva a la consecución de la felicidad. Necesitamos en realidad infortunios, desgracias, tragedias, catástrofes, crímenes, pecados, delirios y peligros en nuestras vidas. y si no los tenemos nos los inventamos.¿Por qué? Porque la felicidad es en realidad aburrida. Imagínese un coro de ángeles posando sonrientes en una nube y verá que pronto bosteza; observe entonces cómo esos mismos ángeles discuten, se traicionan y sufren los unos por los otros y sentirá cómo se conmueve.

Ejercicio:

Haga una visita al zoológico. Observe a los animales que hay allí y advierta que tienen todas las necesidades cubiertas: les alimentan sin ni siquera pedirlo, están protegidos contra las enfermedades y no deben tener miedo a los depredadores, pues su vida ya no es una cuestión de supervivencia. Pueden relacionarse con los de su especie y campar libremente por un entorno (limitado eso sí) adaptado a sus necesidades. Sin embargo, ¿esos animales son felices? ¿No es cierto que se encuentran en un estado de hastío y sopor infinitos? Imagínese ahora el efecto de la felicidad en un ser humano.

Llenar a un ser humano de felicidad es el camino más rápido para aburrilo, hundirlo en el tedio y dejarlo en un ahogante estado de sopor depresivo. No hay nada más difícil de soportar que una serie de días buenos seguidos.

(…)

Recuerde…

La búsqueda de la felicidad no le llevará a la consecución de la felicidad.

-Toni de la Torre; Dr. House, Guía para la vida-

h1

Contra la Abundancia

Viernes, 13 abril 2007

Usualmente perseguimos la abundancia como algo bueno y deseable. Lejos de esa opinión, yo opino que en muchos casos es preferible cierta escasez.

A la hora de resolver un problema un exceso de opciones nos puede provocar dudas y hará que perdamos el tiempo. Por el contrario unas reglas marcadas y estrictas nos facilitarán el trabajo de escoger, pudiendo centrarnos en mejorar lo escogido.

No me malinterpreten, no digo que sea bueno perder libertad y diversidad, al contrario, lo mejor sería no estar sujeto a ningún tipo de reglas. Lamentablemente esto no siempre es posible y si me dan a escoger entre un gran número de opciones o tan sólo unas pocas me quedo con “unas pocas” y trabajo a fondo con ellas.
Así, si nos preguntan cual es el mejor camino para ir del punto A al punto B y no imponen ningúna restricción resulta fácil encontrar la linea recta como mejor solución. Sin embargo si nos dan a elegir entre 10, 100 o 1.000 caminos posibles tendremos más problemas cuanta más libertad nos den, siendo más fácil escoger entre 10 que entre 1.000. Resulta paradójico, pero cierto.

Resumiendo: La escasez agudiza el ingenio. Impónganse límites y evolucionarán.

h1

El pianista manco, una fábula

Domingo, 4 marzo 2007

Hoy les explicaré porqué odio la sociedad de lo políticamente correcto.

Imaginen por un momento un pobre chico manco cuya máxima ilusión en esta vida sea convertirse en un pianista de éxito y fama mundial. Alguien debería decirle que eso es francamente difícil ¿no creen?.

Es más, parece obvio que es una empresa francamente imposible y sin embargo el chico parece no darse cuenta de ello. ¿Por qué? Muy sencillo, desde que nació le hemos estado vendiendo la moto, le hemos dicho que este mundo es bonito, que si te esfuerzas serás recompensado, que con tesón y tiempo cualquier proyecto se puede llevar a cabo…

Ustedes y yo sabemos que eso es mentira, pero el pobre chico manco sigue ilusionado con ser pianista y ninguno de sus familiares o amigos será capaz de negarse a escuchar como aporrea el piano con los pies o, en el mejor de los casos, con una cara e incómoda prótesis fabricada a tal efecto.

Por supuesto nuestro chico mejorará con el tiempo, llegará un momento en el que será difícil distinguirlo de un pianista mediocre (no-manco) pero aún así seguirá sin ser un gran pianista (no estoy siendo especialmente pesimista, tengan en cuenta que la mayoría de personas que aún conservan las dos manos y quieren ser pianistas tampoco llegarán a destacar).

Así pues nuestro chico malgastará toda su vida frente a un piano para llegar a ser apenas un pianista mediocre a menos que alguien le diga que esta vida es una mierda y que  más le vale intentar destacar en algo para lo que no se necesite tener dos manos.

Pero eso es políticamente incorrecto.

Sinceramente me importa una mierda que ese pobre chico llegue a realizarse pero me joderá perder un gran futbolista para ganar un pianista mediocre sólamente porque hay que ser políticamente correcto.

PD: Los ejemplos son deliberadamente absurdos.

h1

Argumento para una tragedia

Domingo, 25 febrero 2007

Perquè fa falta un gran caos per parir una estrella.

The House of Wonders

h1

Contra la Trascendencia

Sábado, 17 febrero 2007

Las cosas tienen la importáncia que cada cual les otorga.

-Lema personal-